Nuevos estudios avalan la inocuidad de la yerba mate y sus beneficios para la salud humana

mate

Una investigación realizada en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Misiones reveló que las cantidades de benzopireno en el producto elaborado son mínimas y no representan daño para la salud humana.

La investigación se basa en el contenido de benzopirenos en las infusiones preparadas con yerba mate y fue realizada por Ana Thea, bioquímica egresada de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Misiones (Unam).

“Los benzopirenos son compuestos químicos que están relacionados al desarrollo de ciertos tipos de cánceres, entonces estudiamos cuál es la concentración que tienen en el mate, el tereré y el mate cocido. La intención fue conocer si presentes en estas concentraciones pueden ser dañinas para la salud humana y hemos encontrado que están presente en muy baja concentración, por lo que el consumo de estas infusiones preparadas con yerba mate no representaría un daño para los humanos”, explicó Thea en diálogo con el diario Primera Edición (Misiones)

La investigadora de la Unam echó un poco de luz sobre la polémica que se generó con el mate caliente. Sucede que “está clasificado por la OMS en el grupo de posiblemente carcinogénico desde el año 1991. Este hecho era conocido en el ámbito académico y científico, pero no era de público conocimiento. El año pasado se hizo público por la clasificación del glifosato, un herbicida mundialmente utilizado y conocido. Cuando clasifican al glifosato dentro de ese mismo grupo con el mate, la empresa productora de ese pesticida llamó la atención sobre que, en ese mismo grupo, también estaba el mate. En ese momento esto tomó conocimiento público y se armó la polémica”.

Analizar materiales

Con todos estos nuevos datos, la semana que viene se reunirá una comisión de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (Iarc), una dependencia de la OMS, que se encarga de clasificar a todos los agentes carcinogénicos, para reevaluar al mate.

“Se convoca a científicos reconocidos, médicos expertos en cáncer que se van a reunir para reevaluar al mate, es decir si lo cambian de categoría o si lo dejan en la categoría de posiblemente carcinogénico”, señaló Thea.

A su vez, indicó que el estudio realizado en la provincia fue publicado y como los científicos de la Iarc se basan en la lectura de trabajos científicos, es probable que “tengan en cuenta nuestra investigación para ver qué hacen con el mate”.

Los estudios sobre la bebida a base de yerba superan las barreras argentinas y varios países se encargan de analizarla. Brasil y China, como otros países europeos, son algunos de esos ejemplos. Pero Thea señaló que en dichos países “lo que se estudia es la concentración de los compuestos en la yerba mate, no en las infusiones preparadas con yerba mate. Las infusiones las estudiamos nosotros únicamente”.
Los investigadores misioneros obtuvieron las infusiones de la manera tradicional a como se consumen: el mate cebado, el tereré cebado y el mate cocido preparado con saquito.

“No hay ningún trabajo donde las infusiones se hayan obtenido de la manera tradicional en la que se consumen, esa es la importancia de nuestro trabajo”.

Para finalizar, Thea opinó que por el panorama actual, lo más probable es que al mate “lo dejen clasificado en el grupo 2A como posiblemente carcinogénico”.

Sucede que hay dos posibles mecanismos por los cuales una infusión caliente puede producir daño esofágico que derive en un cáncer: daño químico “por estos compuestos” o daño térmico “por la temperatura en la que se consume. El problema estaría en la temperatura, porque la concentración de benzopirenos es baja. Así que me imagino que lo van a dejar en ese grupo junto con un gran grupo de alimentos calientes entre ellos el café, la sopa y todos los alimentos líquidos que se consumen a alta temperatura”.

La investigación hecha libro

El martes 17 de mayo se presentó el libro “La Yerba Mate. Tecnología de la producción y propiedades” que compendia veinte artículos de investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales de la Universidad Nacional de Misiones (FCEQyN-Unam), del Inta y empresas productoras de Misiones.

Justamente, Ana Thea publicó uno de esos veinte artículos con su estudio. El libro fue editado por los ingenieros Miguel Schmalko, Sergio Prat Kricun y Rodolfo Känzig y publicado en la Editorial Universitaria.

El material, que consta de 436 páginas, está integrado por veinte capítulos en cuatro ejes: La producción; El procesamiento y la comercialización; Propiedades y composición química; y Formas de consumo y normativa vigente. Fue presentado en la Feria del Libro en La Rural y en la Casa de Misiones, en Capital Federal.

Noticias Relacionadas